Ozempic, Saxenda la nueva moda para adelgazar

Sobre la autora

Soy Almudena Seijido, Dietista-Nutricionista desde 2009 y hace unos años me formé como Coach nutricional.

Sígueme

Instagram

Categorías

Acaba de empezar el año y con él esa lista de nuevos propósitos que te haces año tras año
sabiendo directamente que con suerte cumplirás uno de ellos. Si estás leyendo este post hay
muchas probabilidades de que uno de esos propósitos sea bajar de peso, estás buscando
información y seguramente ya hayas visto a las influencers de moda para ver como lo vas a
hacer este año. Las habrá que hagan la dieta de la cebolla, la de la piña, ayuno intermitente o
las que están más a la moda que utilicen inyecciones para bajar de peso.


Sanxenda, Ozempic, Rybelsus… son palabras que se han incorporado a nuestro vocabulario
desde no hace mucho tiempo. Por si acaso, eres de esas personas que todavía no has oído
esos nombre te cuento; son tratamientos (inyecciones/pastillas) que se han puesto de moda
para bajar de peso.


Cada vez llegáis más pacientes pidiendo que os recetemos las inyecciones esas. Lo primero
de todo decir que los dietistas-nutricionistas no podemos recetar medicamentos, eso es función
de los médicos. Si ya has acudido a tu médico de atención primaria o al endocrino y te
aconsejan ir al nutricionista en lugar de darte la receta directamente puede ser por varios
motivos como por ejemplo que no cumples los requisitos necesarios para recetarte ese
medicamento o que prefiera que mejores tus hábitos y que seas capaz de bajar por ti
misma.


Estas inyecciones tienen como función principal regular los niveles elevados de azúcar en
sangre, y está indicado en personas diabéticas sin tratamiento con insulina que no consiguen controlar sus glucemias con otros tratamientos. La pérdida de peso, motivo por el que se está utilizando en muchas ocasiones, es un efecto secundario que en muchos casos puede beneficiar a la persona; este es uno de los motivos por lo que, en general, no están recomendadas para personas que quieren perder unos kilos o que aun siendo diabéticas tienen un buen control de la glucosa.


“Es que llevo muchos años haciendo dietas, probé de todo y cada vez tengo más quilos
encima” esta es una frase muy frecuente y entiendo tu frustración. En consulta mi objetivo
es que dejes de hacer dieta de una vez por todas y cojas unos buenos hábitos de alimentación
olvidándote de restricciones de alimentos, de pasar hambre, ansiedades, días libres… y SÍ es
posible.


Voy a intentar explicarte de forma breve y sencilla un poco como va esto: el cuerpo humano
tiene una hormona llamada GLP-1 (glucagon-like-pepetide1) se encuentra en el intestino se
activa con la ingesta de alimento y una de sus funciones es estimular la liberación de insulina
por parte del páncreas ayudando a asimilar mejor el azúcar, otra función importante es que
también hace que el estómago se vacíe más despacio lo que favorece la sensación de
saciedad y reduce el apetito
. Entonces, medicamentos como Saxenda, Ozempic en versiones
inyectables y Rybelsus en pastillas están elaborados por 2 compuestos similares a esa
hormona GLP1 que son: semaglutida (Ozempic y Rybelsus) y liraglutida (Saxenda).
No debes olvidarte que estos medicamentos también tienen efectos no deseados como
estómago revuelto, náuseas, vómitos, sensación de empacho, mareos, diarrea…por ello es
muy importante valorar bien si realmente es aconsejable su utilización o no en tu caso.
Son medicamentos que necesitan receta médica pero no siempre están financiados por la
seguridad social, por lo que si no cumples los criterios de homologación y no te lo financian su
coste es elevado, unos 155€ mensuales por lo que deberías plantearte si tu poder adquisitivo te
lo permite, ya que no se debe estar utilizando un mes sí uno no. Lo más importante: ¡es
imprescindible que mejores tus hábitos de alimentación!
mientras los utilizas ya que cuando
llegue el momento de dejarlo si no has adquirido eso hábitos habrá un efecto rebote
recuperando el peso perdido. Los estudios que hay son a corto-medio plazo y no podemos
extrapolarlo a largo plazo por lo que no sabemos si se podrá llegar a utilizar de forma
indefinida.

La mejor manera de perder peso y evitar ese efecto rebote que tanto te disgusta es que
primero de todo tengas claro para qué quieres perder peso, te marques pequeños objetivos,
revises tu alimentación diaria para identificar donde puede haber errores y buscar las posibles
soluciones que sean factibles para tí. Tampoco te debes olvidar de que en esa pérdida de peso
no solo es importante la alimentación, el hacer ejercicio, un buen descanso y una buena
gestión del estrés y las emociones son fundamentales para que puedas ver unos buenos
resultados.


Por todo ello, te ánimo a que antes de recurrir a estos medicamentos te des una oportunidad y
acudas a un dietista-nutricionista que te ayude a alcanzar tus objetivos. Y ya sabes que estaré encantada de poder ayudarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Escanea el código
Hola,
¿En qué puedo ayudarte?